imagen de La Lansaque vía Pinterest

Un año más y uno más en la familia. Todo aumenta a nuestro alrededor, hasta la felicidad.

Quería hacerte un regalo especial este año, algo que no fuese simplemente material, algo que te llegara al corazón y creo que este puede ser un buen regalo.

Gracias, por estar a mi lado y sumarte conmigo a esta aventura maravillosa pero a la vez agotadora de tener hijos. Sé que ha sido un gran cambio para ti, un cambio positivo un cambio de prioridades, un cambio de muchos cambios durante estos dos últimos años. Sin embargo, ver que te esfuerzas día a día por dar lo mejor, por ser el mejor padre, por estar ahí a mi lado, hace que te ame más cada día.

Tú que has cedido tu cama a estos dos diablillos que nos dan la vida y nos la llenan de color, pero también te quitan muchas horas de sueño durmiendo en un espacio muy reducido, y que te preguntas muchas veces si algún día podremos volver a dormir juntos, solos y dejaremos de ser pareja para volver a ser amantes.

A ti, que trabajas duro porque seamos cada día un poco más felices y para que disfrutemos de esta vida tan confortable.

Tu que subes la tele cuando ponen tu serie favorita y los niños y yo no paramos de gritar y jugar sacando juguetes y más juguetes, que te vistes con colores divertidos porque te da un aire más joven y alegre, que te relaja y te encanta tanto pintar y crear obras de arte con tu toque personal y que por motivos de espacio  hace ya tiempo que no te dedicas, que no te gusta al llegar a casa verlo todo patas arriba, pero sin embargo lo aceptas y entiendes que ahora no puede ser de otro modo.

A ti que te encanta hacer planos y más planos de casas fantásticas y pensadas para cada uno de nosotros y que sueñas con algún día poder tener una de ellas.

Tu que siempre logras arrancarme una sonrisa en los peores momentos, que escuchas mis historias por aburridas que sean, que compartes mis sueños y me ayudas a conseguirlos, que me haces sentir más segura y crees en mí hasta el punto que hasta yo misma creo que puedo hacer lo imposible.

Gracias. Gracias por todos estos momentos, buenos y menos buenos, gracias por enseñarme a ver todos las caras de la moneda, por hacerme reír y disfrutar como nadie lo había hecho hasta ahora.

Gracias por la familia que hemos formado. Gracias por hacerme feliz.

¡Feliz cumpleaños cariño! Seguiremos sonriendo a la vida muchos años más.

Anuncios