La vuelta a la rutina es dura para todos, sí también para ellos. Azahar empezó el Lunes la guardería y ya hace dos días que me voy al trabajo con el corazón encogido y lleno de lágrimas. Se hace durísimo dejarlos llorando, parece que los estés abandonando…

Hace algún tiempo vi está idea en Oh Happy Day! y hoy la he rescatado y customizado.

 

Son pegatinas para el almuerzo o para la merienda. Para que estos días de guardería no se les hagan tan largos, y aunque no sepan leer todavía como mi pequeña, seguro que se lo leen o por lo menos los dibujitos le sacan esa preciosa sonrisa al saber que su mamá está con ella vaya donde vaya.

 

Anuncios