Hasta que no tienes hijos no te das cuenta lo importante que es que tu pueblo esté preparado para los más pequeños.

Poder pasear tranquilamente por las calles de tu ciudad, que los niños jueguen sin peligro a cruzar la calle, que haya zonas verdes y ambientadas, son solo unas pinceladas de lo que significaría tener en cuenta los derechos de los más pequeños y sus madres.

Tan solo peatonalizando algunas zonas, construyendo un parque infantil con zona verde accesible, organizar actividades para la familia, talleres, espectáculos, etc. No requiere de grandes esfuerzos en infraestructura ni económicos y facilitaría la vida de los niños y sus familias, que llega el fin de semana y no saben muy bien que hacer a no ser que te encuentres en una gran ciudad.

Unicef ha desarrollado un programa Ciudades Amigas de la Infancia que tiene por objetivo trabajar para defender los derechos de los más pequeños vinculando la Convención de los Derechos de los Niños y Niñas con las políticas locales de infancia y adolescencia.

Desde este pequeño espacio intentaré por lo menos dar ideas de qué hacer con los más pequeños si, como yo,  no te encuentras en una gran ciudad, si no en un pequeño pueblo todavía le falta mucho para considerar al público infantil y su familia.

Anuncios